Make your own free website on Tripod.com

 

 

 

Un ejercicio de lectura: Las multitudes argentinas de Ramos Mejia

 

Alejandra

González.

alegon@pop.ba.net

 

José María Ramos Mejía fue considerado el representante del organicismo spenceriano en el pensamiento argentino.  En  “Las multitudes argentinas (1910) utiliza metáforas biológicas, anatómicas y fisiológicas para explicar los fenómenos sociales y recurre a analogías  darwinianas para explicar con la evolución natural  la transformación del inmigrante en nuestra  sociedad  de principio de siglo. Este tema ya ha sido analizado  con bastante profundidad al enmarcar sus textos dentro de la corriente del positivismo.

Nuestro trabajo intenta delimitar  un sesgo algo diferente. A partir del análisis del texto establecer el modo en que se conformó una ciencia que existió de un modo efímero: la psicología colectiva.  Ramos Mejía toma este concepto de su antecesor Gustave Le Bon a quien cita como iniciador de esta ciencia nueva que surge en el preciso momento en que las masas ingresan a la historia como su nuevo protagonista luego de la muerte de los reyes como protagonistas de una historia de dinastias.[1]

La hipótesis es que la construcción de una ciencia de las masas se justifica en la medida en que al ubicarlas como un objeto de saber también puede constituirse una tecnología de dominación sobre ellas. A su vez, esta masa a quien se intenta visualizar en una estructura de vigilancia y control  panóptica, ejerce fascinación sobre sus observadores, que en cada caso establecen las condiciones de psoibilidad de un (su) liderazgo sobre ellas. Si Ramos Mejia escribe un tratado historico de piscologia de las masas es porque esta ciencia ha descubiertoo la energia propia de las multitudes al mismo tiempo que la fisica descubria la energia de los atomos.

Desde la teoria del discurso social podemos tomar a los textos generando entre si relaciones interdiscursivas en el nivel de la circulacion e inter-extra textuales en el nivel del texto social[2].  Esto permite deslindar los “bordes” de los discursos en la trama del texto social: sus superposiciones, exclusiones, tendencias endogenas o exogenas.  Esta perspectiva es la que nos permite poner a jugar el texto freudiano “Psicologia de las masas Ky analisis del yo” (1921) que constituye a partir de la misma fuente (Gustave Le bon)  una teoria  diferente del concepto-limite masa. Alli analiza desde la perspectiva psicoanalitica la pertinencia de una psicologia colectiva. Freud se plantea                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                            que si el problema de las multitudes es el de sus líderes, habría que esclarecer  la psicología de estos individuos.  Los que ascienden son precisamente sujetos que en las  sociedades de masas operan como sus conductores. Y el  precio que pagan por este asecenso al poder es la  fascinación por una idea.  Freud dialectiza la relación lider masa y la ubica en una lógica no conciencialista.

Pero la pregunta que suyace a esta nueva disciplina es si hay una historia de las masas enfrentada a una historia de los individuos. Si esto es así, el intento, que  tuvo su origen en el siglo XIX, con la pretensión de establecer una psicología colectiva o de las masas, tiene validez y se comprende que haya constituido el eje de la lectura controversial que hace Freud de Le Bon.  Por otra parte, ese intento de establecer algo así como una fenomenología de las masas será recusada con argumentos planteados  por Durkheim, quien además polemizará al respecto con Tarde.

El texto elegido para realizar nuestra lectura retoma precisamente esta discusión, al ser escrito bajo la directa inspiración del libro de Le Bon en el marco del positivismo sociologico en la Argentina de principios de siglo.

 

 

LA CONSTRUCCIÓN DE LA PSICOLOGIA COLECTIVA Las multitudes argentinas. Una fenomenología de las masas

 

Un exponente de análisis del comportamiento histórico de las masas aplicado a partir de conceptos de la psicología colectiva, es el texto del médico, educador y político argentino Juan  Ramos Mejía[3].  Su libro Las multitudes argentinas  publicado en 1899 constituye la introducción a un ensayo más amplio cuyo objeto fue la figura del  Brigadier  General J. M. de Rosas.[4] En su origen la sociologia nueva o el realismo sociologico se apoyo en el idealismo del movimiento independentista y y desde esa perspectiva trato de explicar al rosismo y al caudillismo, en tanto fenomenos politicos predominantes.

El positivismo argentino vivió la experiencia de la crisis del 90,  y en ese panorama tomó como objeto a las multitudes. Evidentemente pensar la argentina  fue  tener en cuenta las inmigraciones masivas en  medio de una crisis de legitimidad de la elite gobernante.

Los principales positivistas argentinos fueron José María Ramos Mejía, Agustín Alvarez, Carlos Octavio Bunge y Jose Ingenieros.  Si bien son herederos de Comte o Spencer , lo principal es su preocupación por abordar, a partir de sus creencias filosóficas, los problemas nacionales.  Fundamentalmente, según Terán, [5]el centro de su pensamiento fue ocupado por la implementación del proyecto del 80, ligado a la idea del progreso indefinido y del argentinocentrismo[6]. En ese sentido,  Terán los  compara con Florentino Ameghino y Quesada[7].

Ramos Mejía trabaja en permanente interdiscurso con la teoria hegemonica de  Darwin cuyo  Origen de las Especies, meciona conceptos tales como  lucha por la supervivencia o  mimetismo utilizados por Ramos Mejía  para explicar los distintos tipos humanos. Así mismo, Ramos Mejía plantea a “...la selección natural como la causa de la diferencia en el índice cefálico de los urbanos y de los campesinos...” (156[8])...

 

[9]

En Los simuladores... expone sus hipótesis de neto corte darwinista a través de la caracterización de los diversos tipos  humanos y sus capacidades para  “Los aparatos para los simuladores de talento”, “La expansión Individual”, “Los disimuladores del talento y la energía”, “Los auxiliares de la simulación”, “La fauna de la miseria; otros modos de expansión” son los titulos de los capitulos de este texto. El simulador es el tipo propio de la sociedades contemporáneas, y según su método de análisis que tiende a la observación de casos ejemplares para la corrobación de la tipología, destaca especialmente, al silencioso y el orador verborrágico y estéril  que aplica a distintos personajes históricos.

 

El concepto de influencia ha sido desaticulado ya por Michel Foucault, en tanto rompe con el junto con la ilusion de la unidadpresentes en la idea de autor y de obra. Desde esa perspectiva, no son necesarios y si mas encubridoras esas nociones, en tanto no permiten trabajar ne l nivel de la superficie textual con la dispersion de los enunciados que dan cuenta de lo mismo aparenciendo en distintas formas. El ideologena seria  esa “pequena unidad significante dotada de aceptabilidad difusa en una doxa dada” Y la interdiscursividad es quien  explica el pasaje, circulacion y transformacion de estos ideologemas de un discruso a otro.  A partir de estos conceptos, se puede explicar las menciones que Lombroso hace de Ramos Mejia. [10]

 Y la emergencia en ambos discursos del ideologema vinculado con la tendencia  definir las características psico y sociológicas a partir de ciertos condicionamientos físicos que operan como determinantes, y que muchas veces se ha denominado lombrosismo.  Pero, como se evidencia aquí, no es Lombroso su fuente originaria sino que es un sintagma que podriamos demoninar el del biologismo politico, que emerge en diferentes discursos.

[11]

 Pero es la obra de Gustave Le Bon la que expresa  la mayoría de las concepciones que el positivismo retomara y elaborara como una reaccion tardia al furor de la revolucion francesa. provienen de su observación psicológica y que constituyen un recorte claro de ese nuevo objeto  científico denominado multitud.

 

[12]Pero es en  Rosas y su tiempo , donde la observación eleva el caso del “tirano Rosas” a ley, reuniendo allí todas estas influencias. Planteado como  una investigación sobre la constitución de las tiranías, estudia la formas en que se  mantiene un liderazgo ligado a esta índole de  autoridad, cuáles son sus medios y procedimientos de propaganda, la organización militar y la personalidad moral. La selección militar de las guerras de la emancipación prepara el triunfo y predominio de las multitudes campesinas que luego se cristaliza en la gran tiranía de don Juan Manuel. (153)

Una genealogía del poder pensada desde el fisicalismo de la conciencia.

 

B) El objeto “masa”

 

Ramos Mejía se plantea descubrir los mecanismos que expliquen una organización política a partir de sus determinantes biológicas y naturales. Para ello parte de un dato indudable: las masas hacen la historia guiadas irracionalmente por un líder carismático.

Las multitudes argentinas no es sólo  el texto que sirve de introducción a la obra sobre Rosas, precisamente el modelo de tirano, es también la descripción de la causa misma de la tiranía.  El paradigma de la hegemonía de las multitudes como factor histórico bajo la égida de un caudillo.

Se deberá demostrar en primer lugar, que tal entidad existe.  Allí se hace obvia la intetextualidad  en relacion a Le Bon y la interdiscursividad en tanto las axiomaticas de estos discursos se  homologan. En el primer capítulo que se denomina precisamente “Biología de la multitud”, resume algunos puntos ya planteados por Le Bon en su libro Psychologie des foules :

[13]Construir el objeto “Masa” es tambien hablar de su condicion elemento revolucionariao y distorsionador de la “racionalidad” del orden social.  Asi los ideologemas presentes en “Las multitudes argentinas” son los que circulan en el discurso social de la epoca y la hegemonizan.  Por eso, es licito hablar -  por lo tanto se dan las condiciones de legibilidad-  de una oposicion entre individuo y masa que se corresponde con el par opositivo racional-irracional. En este aspecto, como veremos mas adelante, Freud rompe con este ideologema al plantear que no hay masa sin individuo.  Pero Ramos Mejia tramita los enunciados pensables articulados a las bases topicas que en el verosimil social aluden a los debatres ideologicos contemporaneos.

[14]

Respecto al tema de las multitudes, existe una especie de corpus fetichizado, que es el texto de Le Bon al cual todos los autores ( entre los que nosotros trabajamos a Ramos Mejia y Freud, pero habria que incluir a muchos otros, incluso en su relectura nacionalsocialista) citan  en tanto comparten, discuten o al menos aceptan como  discurso hegemonico un ideologema: el de un fisicalismo extendido. La concepcion de que asi como los cuerpos fisicos se organizan de acuerdo a fuerzas elementales que pueden cuantificarse en leyes, tambien la sociologia puede estudiar el comportamiento humano en tanto fisica social. Al respecto, nos remitimos a Comte, o a la posicion mas refinada derivada de esta vision, que considera a toda proposicion significante traducibel a una proposicion de la fisica, de modo tal que el mundo puede ser organizado de acuerdo a esta perspectiva.  Esto conduce a un biologismo politico  como recurrencia  

 

 

De la psicología colectiva a la paleontología social

 

 

La paleontología social conduce a pensar a la multitud como causa dela tiranía. O , lo que es lo mismo, al individuo como causa de la democracia.

Existe  un fisicalismo en Ramos Mejía que utiliza la biología no como una metáfora sino que toma a las ciencias dela naturaleza como el  paradigma científico e intenta constuir una sociología a su medida. Tanto ésta última como el derecho, y la ética son subsidiarias de la física , que habría sido la primera ciencia que logró un lenguaje y una sintaxis unificada.  Generada desde esta perspectiva, un conductismo social, se puede plantear los aportes de la sociología o la política como empírico, pero comprender los procesos en orden a una evolución más biológica que histórica.  Se produce un nuevo tipo de reduccionismo, que permite la inducción sociológica pero en el contexto de una filosofía evolucionista de la historia.

 

[15]

En la paleontología social, el guarango representarío uno esos vertebrados que en épocas remotas buscaran con curiosidad los sociologistas del porvernir.

 

El evolucionismo de Ramos Mejía lo lleva planteos comparativos entre la función de la cabeza y la de la capital, o a ensalzar la admirable sabiduría de la naturaleza que desenvueve los tipos orgáncios, dsde el pez hasta el hombre comprandolo con eldesarrollo social. 

 

[16]La misma compración puede hacerse extensiva a los caudillos de esas multitudes,mientras Facundo representaría “un primer grado de rusticidad”, Ramírez “cierto grado de urbanización” y Rosas “es casi un vertebrado”.

 

Pero el pasaje por la psicología colectiva es necesario para arribar a esta paleontogía social, por dos motivos: estudiar los caracteres de la masa y conducirlas hacia su nacionalización, o su disciplinamiento social lease también, y por otra parte para discriminar en la serie de los caudillos aquellos que cumplieron con su finalidad terapéutica, olo que guiados solo por sus intereses personale, profundizaron la patología.

 

[17]Gobernar es educar a una multitud que debe ser entendida comoobjeto de una ciencia. Este es el único método, según la mirada clínica que aplica R. Mejía, de sanar a una sociedad enferma y conducirla mediante una terapétuica del poder hacia su destino de nación . Educar a la chusma inmigrante, para que se convierta en una multitud política. Para salir de “este gris achatamiento político ie intelectual en que vive, con ese corte fenicio que va tomando la sociedad metropolitana, el corazón se halla oprimido por el estómago y elcerebro por los intstinos”. )235) 

Hay que conducirla, porque “en nuestra biología política, la multitud moderna (dinamcia) no ha coenzado aún su verdaera función.” (233)

 

 

 El referente privilegiado: la psicología colectiva de Le Bon.

 

Ramos Mejía se ubica en relación a un referente que es precisamente uno de los fundadores de la nueva disciplina científica: la psicología de las masas. Los ideologemas presentes en Gustave Le Bon en su conceptualizacion de la masa han migrado y mutado hacia el fascismo y el nazismo europos.   Aun cuando Ramos Mejía hace explícitas estas referencias a una postura  política, aparecen en él los componente clásicos de una psicología burguesa y de su individuo caracterizado como sujeto conciencialista y racional transparente a su saber de sí. Lo otro de la razón, la masa opaca, soprendente e improductiva indomeñable a los avances del capitalismo.

 

[18]

La psicología colectiva permanece aferrada aún a una determinación empírica.  Para Le Bon , la psicología individual tiene como objeto a un individuo , y la colectiva surge porque se trata de una cantidad de personas.  Pero en realidad no ha detectado que en ese individuo abstracto ya está presente la categoría del otro, en tanto todo sujeto ya está regido por las marcas de la sobredeterminación social, aún cuando redujeramos ese social a su entorno familiar. Y a esa familia en un mirocosmos social y economico.  En todo individuo sensiblemente considerado ya está presente la multitud, pero eso no es aceptado por Le Bon.  Su posición es la de un subjetivismo extremo, que pretende abolir lo social, inmovilizáondolo como categoriás fijas.  Existe una sóla razón, la razón burguesa. Y un solo individuo, el que no hace crisis en relación a sus determinaciones sociales.   Desde este punto de vista,  lo que la psicología colectiva supone es un individuo racional y estble se transforma en elemento de la masa cuando se traspasan los límites, se hace visible lo hasta entonces invisible,

[19]

 

Por otra parte, si se desconoce que el lenguaje mismo es el lazo social en el que se instituye el sujeto, y por tanto no hay posibilidad de oponer individuo a sociedad, es insostenible la antinomia subjetivo-objetivo, naturaleza-cultura, y la constitución de una ciencia como la psicología colectiva opuesta a la psicología individual.  Le Bon parte del concepto liberal de la autonomía del indivuo y de su autodeterminación.  Por eso, la multitud reviste para él, caracteres novedosos que no pueden hallarse en la racionalidad aceptable del burgués.  Y aparecen en su conformación tan antihistóricas como aquel.  Así habrá técnicas de mnaipulación de estas que permitirán al lider que opera sobre ellas su sujeción.  Se opone de ese modo el individualismo humanista a la colectivización amorfa de las multitudes, a las que se les atribuye todos los caracteres del Otro clásico: la irracionalidad, la entrega inconciionada, la falta de pensamiento crítico, la volubilidad, la violencia, la desmesura en las pasiones... Carateres por supuesto, como dice el propio Le Bon, de la mujer, el salvaje, el niño...el Otro.

 

 

Le Bon cosifica a la masa y por eso le atribuye caracteres que corresponderian a un ente – del que podria estudiarse la biologia- y no a un concepto. Esto se debe a la ambigüedad con que utiliza la nocion.  Su actitud despectiva al calificar a la masa como la que “desciende en la escala de la civilizacion” esta ligada a otro ideologema evolutivo donde el apego a la multitud se asocia con la debilidad biologica.  Es porpio del animal vivir en redes, pero las personas no obran sino por medio de representaciones que  implican el concepto de la individualidad.  Le Bon no se plantea el elemento pesonal de lider pensante para explicar las revoluciones sino que se las adjudica al actuar confuso de las masas –cardumen, manada o colectivo-.

 

El inconsciente  de Le Bon es el burgués pensado como la mónada leibnitzina, sin verntanas. Pero la sociología descbre contra el liberalismo que el individuo está socialmente mediado.  Aun cuando ya Hegel lo sabía porque es el individuo aislado cae en la locura: @ la ley del corazón y el desvario de la razon”. 

Al individuo solo le resta masificarse o extremar su individualidad. Sin embargo,  Le Bon cede a la paradoja de que cuanto menos individuo, hay más individualismo. Las operaciones que podria soportar este sujeto lo constituyen en nadie y deniegan su identidad en un presente perpetuo al negar la temporalidad que es, su condicion de acontecimiento historico.

 

En la medida en que Ramos Mejia habla de “las fuerzas ciegas que discurren en las entrañas de a sociedad y que cumplen su destino sin odio ni cariños” se puede hablar de cierto descentramiento del sujeto. Asi todo lo perverso e irracional del individuo queda alienado en la masa, conservando este todos los atributos del conciencialismo.  Fundamentalmente la capacidad de moderar las pasiones, y de pensar mediante conceptos. A diferencia de la multitud  que no conoce los hechos de modo directo y depende entonces de  la manera en que  les son presentados y distribuidos. Así se rige el imaginario de las multitudes, y el que conozca esto manipulará a las masas.  La sugerencia de Le bon es reemplazar, en la acción política, los argumentos racionales en beneficio de los recursos del lenguaje y las imagenes sugestivas. 

Pero a diferencia de Le Bon para Ramos Mejía no todo hombre puede llegar a masificarse. Porque la materia prima de las masas está constituída por elementos anónimos e históricamente el hombre de las multitudes argentinas, ha sido relativamente rudimentario y escasamente educado.

El sistema nervioso rudimentario es propio del Hombre carbono.  Este es la  antinoma del intelectual. Ramos  Mejía busca la clave de la nación en esos individuos.  Además de comprender, quiere obtener reglas de comprensión  para ordenar el confuso mundo social ocupado por una multitud urbana aluvional, a diferencia del mundo rural que ya está ordenado.  Igual que Le Bon considera que el sufragio universal es peligroso porque es un voto inconsiciente y analfabeto.  Es  mas bien la república posible de Alberdi realizada por el roquismo. La división social entre productores y ciudadanos  debía mantenerse.

 En Mejía hay darwinismo social en tanto le da  lugar a la  potencia integradora del paisaje, la educación, la influencia del clima sobre el extranjero que puede evolucionar de ese modo  en la escala de las especies.  Todo esto en el marco de una ética productivista.  Si se debe aceptar lo multitudinario para que se  funde la nación, entonces habra que  legitimar la mezcla a través de una liturgia patriótica, apelando a las fuerzas morales que permiten el progreso en la paleontología social . Por eso, la búsqueda de métodos adecuados para que los estímulos éticos penetren en el ánimo de las multitudes y la argentinicen.   Lo simbólico (simbología patriótica) tiene efectos de realidad.  Pellegrini es es que encarna la figura del medico bajo la forma del tutelaje político y el organicismo social. Mejía lamenta que ya no haya multitudes dinámicas o políticas como las que hubo, aún cuando percibe el peligro de que la plebe se vuelva socialista.  En la modernidad ya no habria multitudes dinamicas, lo que significa que habria que buscar  su organización interna en las epocas de mayor desorganizacion social, en decir en el peri0do de la emancipacion.

 

Le Bon conincidiendo con Comte considera que en épocas de laicización extrema, se debe reemplazar las viejas creencias religiosas y tradicionales por ideas capaces de organizar y orientar una voluntad colectiva.   Estando en la era de las muchedumbres es preciso tomarlas como objeto de una ciencia, para tornarlas gobernables, y si esta  piensa por imágenes, la imagen configura otras múltiples representaciones que no tienen lazo alguno con la primera, el tipo lógico de la multitud se aproxima a cierta caracterización de la esquizofrenia que se sostiene sobre la ruptura de toda relación entre los significantes.

 

S EGUNDA PARTE: LA DECONSTRUCCION DE LA PSICOLOGIA COLECTIVA

 

 

Le Bon plantea la existencia de una psicología específica cuyo objeto se propone caracterizar: la psicología colectiva. En este sentido se diferenciaría de una psicología individual, que tendría como objeto una entidad distinta: el individuo.

 Los argumentos que se plantean en favor de la constitución de este saber están subordinados a la posibilidad de establecer un carácter propio de la masa. Esdecir, no pensarla como una simple aglomeración sumatoria de individuos: la psicología que plantea Le Bon intenta descubrir la “esencia” de la masa. Y en ese sentido debe descubrir en ella caracteres distintos a los propios del individuo. De este modo, cae bajo el prejuicio naturalista, que consiste en deshistorizar los conceptos e cuestión y considerándolos irreductibles, naturalizarlos. No viendo , en este caso, el carácter histórico-cultural ni de  la masa ni del individuo burgués que se está describiendo.  Le Bon trata de hacer una descripción científica donde queda obturado ideológicamente las determinaciones del proceso implícitas en la noción de individuo, así como el horror a la masa , propio de la desconfianza susctiada por la Revolución francesa.

 Para Freud esta diferenciacion carece de sentido. “La oposición entre psicología individual y psicología social o colectiva, que a primera vista puede parecernos muy profunda, pierde gran parte de su significación en cuanto la sometemos a más detenido examen.” [20]

Freud plantea que las relaciones con los seres más cercanos, parientes, médicos, etc, pueden perfectamente considerarse sociales. Sin que la oposición con procesos narcisísticos  pueda dar lugar a una ciencia distinta que sólo se ocupe de los primeros. O de otro modo, lo individual también se inscribe en lo social. Por otra parte, el factor numérico,  (relaciones con unos pocos o con muchos) tampoco justifica la división.  Porque no se puede considerar que sólo el número sea capaz de suscitar instintos nuevos tales como el gregario, o los que se agrupan bajo el concepto de alma de la raza. En definitiva, en la familia ya se hallan inscripots los caracteres que luego se despliegan en mayor número en la sociedad.

Sin embargo,  Freud coincide con Le Bon en un aspecto, y precisamente elige su texto entre los otros estudiosos del fenómeno de las masas,  porque este adscribe un papel relevante al inconsciente.  Sin embargo, la diferencia radica en que Le Bon no toma la idea de lo reprimido, no adjudica valor alguno a la represión.  Esto sirve para plantear otro argumento en contra de la psicologia de las masas: la aparición de caracteres nuevos no es tal sino que se debe al levantamiento de la represión. Esto último permite que afloren afectos ya presentes. No haría falta una nueva psicología que explicara las características de la masa cuando ya el psi estableciendo los caracteres de la psicolgía individual permite comprender este fenómeno.

La siguiente objeción ratifica la posición freudiana. La tesis del “contagio” que Le Bon identifica dirctamente con la sugestión y la hipnosis, también puede explicarse mediatnte el mecanismo de las identificaciones, que Freud explicará con sumo detalle.

 La psicología colectiva tampoco puede explicar el fenómeno del líder, que Freud explciará más tarde a través de la sustitución del yo ideal del yo por el yo ideal.

 La identificación que Le Bon realiza entre masa y pueblos primitivos, puede ser explicada con lo que el psicoanlisis explicó de la vida sexual infantil y de la vida psiquica del neurótico. Nuevamente queda abolida la dif. Entre las dos psi. 

 El predoinio de l vida imaginativa o de la fantasía tampoco esprivativo de la masa, sino que también está presente en el neurótico o en la histeria.

 El concepto de prestigio no caracteriza ni explícita las razones que expliquen el dominio del lider sobre la masa. , y en todo caso son equiparables, a los que operan en la relación dual entre hipnotizado e hipnotizador, tal como Freud ya planteó en su crítica al método hipnótico de Breuer.

 La negativa valoración que Le Bon hace de las masas, elude otros aportes valiosos, como la lengua, el flolclore, etc, con el agravante de que no se ha podio escalrecer las relaciones entre las creaciones colectivas antes mencionadas, y la creación individual, del poeta o artista. No pudiéndose eludir que en esa tarea están presente el elemento colectivamente elaborado (la cultura o civilización).

 Cuando Freud analiza la psoción de Mac Dougall respecto a la masa, observa que los modos en que éste sugiere que podría eliminarse los ddos pirnicpañes defectos de la masa: la inhibición intelectual y la exaltación afectiva, consisten en convertir a esa masa precisamente en un individuo, con lo cual nuevamente se pierde la especificdad. Por lo tanto, si se  demuestra la reductibilidad de la  masa al individuo, por la vía de reducir la psicologia dolectiva a la psicologia individual.  Si solo se admite a la masa organizada es porque se pretende  reintroducir características del Individuo  en ella, o sea que la masa no es un en sí sino que necesariamente deriva a otra realidad.

Ademas, Freud realiza el análisis de masas artificiales duraderas (Ejército e Iglesia)  y demuestra que , igual que en las espontáneas, están ligados por  una ilusión de la presencia visible o invisible del jefe que ama a todos por igual (ligazón libidinosoa entre los mivembros  y ligazón  libidinosa con el líder. Esto explica que el individuo carezca de libertad porque está atado a dos centros (lider y miembros homogéneos)

 El miedo es lo que aleja al individuo de la masa y no la racionalización. Y la aparicion del individuo se produce  simplemente cuando  desaparecen o se relajan los lazos libidinosos. Es el lazo que identifica a los miembros y los protege de la angustia ( la angustia colectiva es paralela a la  angustia neurótica) lo que genera amor entre ellos y odio hacia el extranjero.  La ligazón sin crítica entre los miembros de la masa está regida por la misma ambivalencia de los sentimientos presentes en los individuos pero el odio ( que es el elemento pulsional que separa) se halla  reprimido  entre los niembros por el amor a un objeto común: el lider.

Eso se debe a una identificación, forma más temprana del enlace afectivo.  Están ligados por pulsión de metas inhibidas y la introyección del objeto en el yo en una vía regresiva. La identificación en un rasgo común se da con alguien que no es objeto de instintos sexuales.

Freud analiza ademas la  relación con el líder. Descubierto los mecanismos de enamoramiento se pueden encontrar sus relaciones con la hipnosis. El objeto ocupa el lugar del Ideal del Yo en ambos casos. Y la diferencia en unicamente numerica. Se pasa de una formacion colectiva de dos donde se detecta enamoramiento, a una formacion colectiva de muchos donde se habla de hipnosis. La otra diferencia es en cuanto a las tendencias sexuales que en el enamoramiento se saisfacen directamente, mientoras que en la hipnosis se hallan indirectamente satisfechas.

 

 El instinto gregario no es primoridal porque no explica el papel del lider. Freud lo remite a la horda primitva, porque la masa tiene carácter regresivo.  El instinto gregario reposa en la transformación de un sentimiento hostil en su enlace positivo, asi se constituye la  horda conducida por un jefe.  El caudillo es el padre rimitivo por que la masa quiere ser dominada por ese ser de poder ilimitado. El padre de la horda es el Ideal de la masa y este ideal domina al individuo  sustituyendo a su Ideal del yo.

La sensacón de poder ilimitado se debe a que el individuo sustituye a la autoridad de la que siempre espera castigo por el poder del grupo (como  la horda cuando extermina al padre) y cede al principio de placer poque no funcioanan restricciones.  

 Es el padre de la horda el que logra constituirse en el ideal del yo y por eso puede decirse que les impone la psicología colectiva, y que esta psicología no es, en ultimo análisis, sino un producto de sus celos sexuales y su intolerancia .

“El mito constituye el paso con el que el individuo se separa de la psicología colectiva” (1172) “Dijimos que era posible determinar en el desarrollo psíquico el momento en el que el Ind pasó desde la psicología colectiva a la psicología individual” (1175) Este es el momento estructural, y no historico, del pasaje de la horda, y aparición del primer poeta con la invención del mito heroico. Este responde a la instancia en que un individuo se separa de la masa y quiere asumir el papel del padre pero sólo puede hacerlo en el terreno de la fantasía. Así surge el arte, y luego la religión cuando se diviniza al Dios padre asesinado.  Los oyentes de la masa se identifican con el héroe cuyas proezas describre  el poeta, que no  es más que esa propia masa y ese mismo poeta, que luchan contra el padre primitivo.

Por otro lado, las tendencia sexuales directas son contrarias al desarrollo de la masa. En el enamoramiento dos se bastan, y eluden al resto.  La repulsa de la influencia de la masa se exterioriza como sentimiento de pudor. En la masa, tanto en las duraderas, Iglesia o Ejército, como en las espontáneas, queda excluído el elemento sexual, la mujer. Las tendencia sexuales directas conservan carácter de individualidad.  El amor  a la mujer rompe los lazos colecivos de la raza, la nacionalidad y la clase social y lleva así a cabo una labor importatísima de civilización.

La neurosis es para las multitudes un factor de disregacion en el mismo grado que el amor” Así como cuando hay tendencia a la formación masiva, desaparecen las neurosis, porque todo esta economia libidinal esta basado en la oposición entre tendencia sexuales directas e indirectas.

 

LA DISCUSION SOBRE LA PSICOLOGIA COLECTIVA. UN PROBLEMA DE PODER?

 

 

La psicología de las multitudes o colectiva ha desaparecido como ciencia. Su genesis esta ligada a un momento politico donde la discusion estaba centrada en el ingreso al orden  politico de actores que se habian mantenido tradicionalmente al margen del espacio publico.  En el fondo, implicaba un debate sobre las posibilidades de la democracia, e intento preconizar la autoridad de un individuo sobre la mayoria para evitar la revuelta.  Pero hace una pregunta que las ciencias ignoran, por qué nos indignan los conductores.  Esta pregunta es útil, porque se aboca la realidad del poder en la figura del  partido, la organización y el  jefe.

Conocer la psicología de las masas implica reconocer que más que en la aurora de la libertad nos hallamos en un momento de concentracón del poder en manos de uno solo. En la era de las multutudes son los caudillos quienes aparecen como una solución de la miseria psiquica de las masas.

Si se pudiera plantear la vigencia de la psicologia colectiva seria en funcion de la construir nuevamente el panoptico, en nuestras sociedades de vigilancia, que puedan dar cuenta de esa porcion enigmatica, que ni se rebela como pensaba Marx, ni se somete enteramente a la racionalidad del sistema, como sonaba Locke. Mas bien, quedaria del lado del mal radical, esa parte oscura de la politica que Kant bien sabia que permaneceria para siempre indomenable.  La psicologia colectiva se fundo en esa preocupacion por lo que de la realidad se sustrae, y que al no dejar que un saber lo constituya tampoco permite que un poder lo domine completamente. Ese efecto de implosion, de absorcion de sentido – como plantea Jean Baudrillard-  que es propio de las multitudes, y que transforma en enigmatico los resultades de las operaciones (publicitarias, politicas, ideologicas, propagandisticas) que se realizan sobre ellas.

La pregunta por la naturaleza o la estructura de este fenomeno que es la sociedad de masas sigue interrogando en un  siglo de totalitarismos.  Quienes son los que se transforman en dirigentes? Como capturar esa diferencia que las vuelve dociles y maleables? La busqueda del poder y la fascinacion por la idea son concomitantes a este tipo de reflexion. También las multitudes se sacrifican como lo hacen algunos hombres en aras de una idea.  No requieren el poder para sí, sino que siempre lo delegan.  Espíritu de sacrificio de la masa. O de otros modo, sacrificio de la libertad y la responsabilidad. No abdica también el conductor ante la idea en el mismo sentido?

Por otra parte, si toda la dialectica se reduce a las relaciones  entre el lider y la masa, no hay lugar para la ley, para el tercero articulador de las diferencias.  La cuestión no se presenta por el lado de que la ley no debe encarnarse ni en toos ni en uno. O de otro modo, que la ley siempre es tercera en cualquier relación dual.

El conductor de masas es una especie de   sobreviviente del mito del héroe. La masa se reconoce en ellos y se forma un sistema automático y universal de líderes prestigiosos o jefes carismáticos que dirigen el mundo sin que este se de cuenta.

Moscovici en afirma, sin reticensias, que la psicología de las masas es, con la economía política, una de las dos ciencias del hombre cuyas ideas han hecho la historia.  Y la causa verdadera del engendramiento de los líderes es la masa.  Aparece desde la revolución francesa . Pero recién en el siglo XX se le ha dado un marco cintífico.

La masa es el animal social que ha roto su correa. “Este fenómeno se desarrolla a una escala desconocida antes: de ahí su novedad histórica absoluta” y en este tipo de sociedad “el individuo pierde su razón de ser tanto como el sentimiento de sí mismo”.  Debido a la miseria psicológica de las masas se establece la posición del lider.

El lider proporciona una respuesta a la pregunta del por qué vale la pena vivir la cual es una pregunta política según Mocovivi.  Asi desde el liderazgo se  ofrece a  la sociedad de masas, una comunidad ilusoria. El lider no seria mas que la masa hecha individuo.

El tema sería no reificar a los actores sociales y no cerrar el repertorio simbólico. Pero la pregunta histórica se plantea como se actualizan los símbolos y se da sentido a la accion.  Sin caer en una fenomenologia como Le Bon, no ritualizar tampoco este nuevo espacio de aparicion.   Hay rasgos colectivos pero tal vez sea el   momento de visualizar  un tipo de razón distinta a  todas sin caer en el funcionalismo. La masa se constituye en función de la lectura de una situación. No hay esencia de la masa y una teoria cientifica explicativa.  La multitud se constituye a partir de una interpretación o significación.  Se debe comprender su orden sintáctico, su discurso, su organizción simbólica, su interpretación...

La masa no es una  realidad exterior  a los discursos, es una división inherente a ellos. Corresponde a nuvas formas de simbolización.  La Aufklarung es el momento de nombrarse a sí mismo, el momento de una revolucion donde el individuo se observa y construye su imagen.  Lo masivo es sin imagen, su proliferación es signo de  deblidad.  Hacia fin del siglo XVIII, la multitud es la figura del poder sin discurso , el puro  automaton del poder.  Y el individuo es la figura que expresa la  racionalizacion  del poder  a traves de  la mirada y la vigilancia.

 

 



[1] Cf. Rancier Jacques, Los nombres de la historia,

[2] Cf. Rosa Nicolas, Manual de Uso,  Revista de la Asociacion Espanola de Semiotica. Univ. Na. De Educacion a Distancia, 1998.

[3] Inteletual  nacido en 1849, de  familia  tradicional , se doctora como médio en 1879, y despliega una gran actividad en diversas áreas. Creador de la Asistencia Pública, del Departamento  de Higiene, de la cátedra de Neuropatología, del Círculo Médico Argentino, que homenajea  a Charles Darwin.  Fue nombrado Diputado en 1882 y preside el Consejo Nacional de Educación hasta 1912.  Muere en 1914.

[4] Fue un autor prolífico, muchas de cuyas obras constituyen estudios de casos clínicos. Las neurosis de los hombres célebres en la historia argentina. Estudios clínicos sobre las enfermedades nerviosas y mentales. Tratamiento de la jaqueca, Sobre el estado mental de Jacinta Rodríguez, La familia Lobato, un caso de locura simultánea. Algunas de ellas como La locura en la Historia ( contribución al estudio psico-patológico del fanatismo religioso y sus persecuciones) de 1895, o Los simuladores del talento en las lucha por la personalidad y la vida de 1904 revisten un  carácter socio-histórico.

 

[5] Cf. Teran Oscar

[6] Oscar Terán en Positivismo y nación en la Argentina compara la posición de Ramos Mejía a la de Florentino Ameghino  y Ernesto Quesada por su “argentinocentrismo”. Extraña teoría consistente en pensar que desde la Argentina se elabora el destino de la humanidad.

[7] En el 80 eran un millón el número de extranjeros sobre  un total de tres millones y medio de habitantes, y en 1914, el 30% de la población será extranjera.

 

[8] Ramos Mejia, Las multitudes argentinas, de ahora en mas se citara directamente la pagina entre parentesis.

[9] Los exploradores han captado los efectos de la selección ejercida en gran escala.  Las probabilidades de vivir están en razón directa del vigor físico y de las aptitudes belicosas y sólo llegan a la edad de la reproducción, los que presentan un sinnúmero de coniciones favorables y las probabilidades de adquirir una o más mujeres , igualmente bellas y físicamente apatas, loq que asegura una posteridad vigorosa.  De manera que, no siendo ejercida la función reproductora sino por el mejor elegido en la mayoría de los casos, la raza debía elevarse a una altura en que las causas de deteriorización inherentes al género de vida que llevaban, sólo influirían con sus compensaciones regulares. (159)

 

... la exuberancia de la multitud ha tocado el punto de su mayor plenitud, y produce la tiranía de ´rosas, que es la más genuina expresión de esa surabondance d’energie , a que atribuye Darwin aquellos movimientos extravagantes, aquellos vólido rápidos y energicos, auqel despertar de sus institintos bravíos, que en virtud de una viva impulsión interna y de la enorme vitalidad a que ha llegado, se entrega la naturaleza animada, en la època en que va a reproducirse (162).

 

[10] Lombroso G. “Sulla Diffusione della Antropologia Criminale”.donde senala la importancia de Ramos Mejia. “Es en Espana y en Porutgal donde la difusion de las nuevas ideas fue grande, y aun extraordianria en America del Sud.  Aquí Ramos Mejia, que es uno de los mas potentes pensadores y de los mas grandes alienistas del mundo, en la obra: Las neurosis de los hombres ilustres en la Republica Argentina m, ha sostenido, una completa demostracion de las relaciones ocultas tras el genio de los grandes revolucionarios de la Republica Argenina que fueron locos, alcoholicos o neuropatas” pag. XX! Citado por Ricaurte Soler en El positivismo argentino.Pensamiento filosofico y sociologico”.  Buenos Aires, Paidos,1956.

[11] He aquí un ejemplo:

 

...parecían representar el estallido de la reacció muscular y del predominio del aparato circulatorio, con arterias como caños de bronce, en que ciruclaba la sangre con los ruidos y fluidos vitales que arrastra ese Paraná de torso colosal...

Cualquier craneota inmediato es más inteligente que el inmigrante recién desembarcado en nuestra playa.  Es algo amorfo, yo diría celular, en el sentido de su completo alejamiento de todo lo que es mediano progreso en la organización mental.  Es un cerebro lento, como el del buey a cuyo lado ha vivido; miope en la agudeza psíquica, de torpoe y obtuso dne todolo que se refiere a la espontánea y fácil adquisición de imágenes por la vía del gran sentido cefrebral.  Qué oscuridad de precepción, que otpreza que recurda la del paquidermo en sus dificultades de conductor fisiológico (205-6)

 

 

[12]

Muchos de los prestigios de antaño, cuya causa no podemos descubrir hoy,y que etnocnes se atribuína a méritos y aptitudes excepcionales de los caudillos de más franciscana pobreza, son la obra exclusiva de la visión fatigada de las multitudes de nuestras ciudades, enfermas o agitadas, que tenían, como condición psicológica matríaz una imaginación representativa poderosa, activa pero pueril y susceptible de ser vivamente impresionada.  En tales condiciones las multitudes urbanas están -según un psicólogo moderno. En el caso de una persona dormida, cuya razón momentánamente sorprendida crea en el espíritu imágenes de una intensidad extrema, pero que se disipan pronto, cuando puden ser sometidas al preciso control de otras facultades reductoras, y cuando no sucede esto, subsiste.  No conociendo, ni siendo capaces de reflexión, ni de razonamiento, nosiente lo inverosímil (177).

 

 

[13] “En determinadas circunstancias, una reunión de hombres posee caracteres nuevos y distintos de los que individual y aisladamente tiene cada uno de ellos. Por una especie de abdicación de la personalidad conciente... los sentimientos y las ideas de todos tienden a ponerse en un mismo nivel y diapasón..., de tal manera que su organizado conjunto llega a constituir lo que se ha llamado el alma de la multitud, el alma colectiva... Cuando esto sucede, la colectividad se convierte en lo que , a falta de expresión mejor, el lenguaje corriente ha clasificado de turba o muchedumbre organizada, multitud psicológica, formando un solo ser... “ En esta multitud, así definida, predomina la emotividad sobre la reflexión. Es, por eso mismo, impresionable y veleidosa, impetuosa y violenta, voluble,...”  “...Su vida es principalmente refleja, y su acción, automática, como provocada por emociones.  Forma parte principal de ella el individuo anónimo, de escasa mentalidad, de sistema nervioso poco educado.  Y aún ocurre que el hombre de cierta elevación moral, por el mero hecho de formar en la multitud, desciende muchos grados en la escala de la civilización.  En tal caso, no debéis buscar ni inteligencia, ni razón, ni nada que tenga algo que ver con el quieto y sereno raciocinio, que es el privilegio del hombre reflexio: es puro institnto, impulso vivo y agresivo, casi animalidad, por eso es, en ocasiones, generoso y heroico, pero más a menudo brutal y sensitivo.”

[13]

 

[14]

“Es menester que exista... comunidad de estructura, cierta facilidad de contagio, favorecida pro analogías fisiológicas, cierta inminncia moral... “

“Al hombre de las multitudes deberíamos llamarlo el hombre-carbono, porque en el orden político o social desmpeña por su fuerza de afinidad, las funciones de aquel en la mecánica de los cuerpos ogánicos”

 

... la fecundida de los negros del centro de Africa, que en parte es compensada porel increíble consumo de vidas humanas que las expediciones sangrientas producen, pondrá en peligro la civilización europea, cuando ella misma le imponga la vida pacífica y sus artes más sencillas.  159

 

Todos van empujados por móviles puramente personales, psiones estrechas, necesidades urgentes de la vida, pequeños sentimientos hostiles o simpñáticos, impulsos que en la mayoría de los casos nacen de esa alma medular que, con un poco de complicidad de las mas bajas esferas cerebrales, hacen del hombre, en determinadas circunstancias, el animal rzonador...Ninguno sabe ni el país en que vive, ni la forma de gobierno que lo rige... Nuguno conoce jefe o cuadillo todavía...pero por la secreta atracción del poblado, de la estancia rica,... las primeras sugestiones enla charla apetitosa de todos los días.  Así van engrosándose los grupos y... aprietan los vínculos que más tarde van a constituir el alama colectiva de la multitud.  163-4

 

[15] En el mundo social , y volveremos a la primitiva comparación tan sugestiva, sucede lo que en el resto de la naturaleza, cuya armonía quiere que la fauna completa de una región encierre, además de los grandes cuadrúpedos, seres de talla o de fuerza menor.  (214)

 

 Junto a los grandes mamíferos, conviven otros seres inferiores, que “ viven de sus restos y han recibido,  en compensación de su debilidad, facultades por medio de las cuales llegan hsta donde no alcanzan los grandes mamíferos” (214)

 

[16] “Que al llegar a cierto período de su desarrollo, ese embrión primero, el inmigrante, debía haber revestido en el orden social algo así como la estructura anatómica de lospeces, más tarde la de los anfibios” ... es asimilable al “ls filogenia de nuestra sociedad, “

 

 

[17] “Hay que fijarse en la peculiaridad de semejantes alianzas de los montoneros, porque ilistran el carácter animal de sus estructura psicológica” (188).

 

“La naturaleza reclama al hombre y lo rstituye a su seno por este vivir fraternal con sus inferiores zoológicos, de cuyos desenvueltos instintos toma su estrategia con tra la civilización hostil, y cuyo sentimiento de libertad sin control se asimila pornto por una tendencia animal, que domina en su ser. (187)

 

Es necesario comprender la visión fatigada de las multitudes  de nuestras icudades, enfermas o agitadas, que tenían como condición psicológica matríz, un reimaginación representativa poderosoa, activa pero pueril y susceptible de ser vivamente impresionada.  (177)

 

 

[18]

[19]

Para las muchedumbres , las ideas, las emociones, poseen un poder contagioso tan intenso como el de los microbios; fenómeno muy natural que se observa en lso animales mismos desde el momento en que se reúnen.  El vicio de un caballo en una cuadra lo imitan inmediatamente los demás de la misma.  (161)

 

[20] Freud Sigmund, Psicologia de las masas, Biblioteca Nueva, Madrid, 1948. Pag 1141. De ahora en mas se citara entre parentesis el numero de pagina.